Las empresas que cotizan en bolsa son aquellas que han emitido acciones, es decir, títulos representativos de una parte de su capital social, que se negocian (compran y venden) en un mercado secundario, que se denomina la bolsa de valores.

¿Qué significa que una empresa cotiza en bolsa?

Cuando una empresa cotiza en bolsa sus acciones están admitidas a negociación en un mercado secundario regulado, lo que implica que pueden comprarse y venderse a diario (a través de intermediarios autorizados). Eso implica también que el precio de estas acciones subirá o bajará en función de la oferta y la demanda que exista en el mercado, en la que influirán aspectos como el comportamiento de la empresa y sus resultados económicos, pero también otras cuestiones más generales como la evolución de su sector, la coyuntura económica o el sentimiento del mercado.

¿Por qué las empresas cotizan en bolsa?

Una de las principales razones por las que una empresa decide salir a cotizar en bolsa es como vía para obtener la financiación necesaria para sus proyectos de crecimiento y expansión, investigación y desarrollo, adquisición de otras compañías u otro tipo de inversiones estratégicas.

Cotizar en bolsa también puede ayudar en procesos de fusiones y adquisiciones, utilizando las acciones como moneda de cambio.

Además, cotizar en bolsa proporciona liquidez, lo que posibilita a los inversores iniciales, en el caso de que deseen abandonar la empresa, vender sus acciones de una forma más rápida que fuera de la bolsa.

Por último, ser una empresa cotizada está ligado a una mayor visibilidad y reputación, así como a una imagen de empresa sólida y transparente, lo que puede contribuir a atraer inversores y clientes.

Qué empresas pueden cotizar en bolsa

Pueden cotizar en bolsa las sociedades anónimas (SA), no así las sociedades limitadas (SL), pero tampoco todas ellas. Es necesario que tengan un capital social mínimo, desembolsado y distribuido y cumplan una serie de requisitos.

Requisitos para cotizar en bolsa

No todas las sociedades anónimas pueden cotizar en bolsa. Para poder realizar una oferta pública de acciones (OPV), es decir, dar el paso de convertirse en sociedad cotizada, la empresa ha de cumplir ciertas condiciones:

  • Disponer de un capital social mínimo de 1.202.025 € (sin contar las participaciones que superen el 25%).
  • Tener un valor de mercado mínimo de 6.000.000 €.
  • Que la sociedad anónima cuenta con capital totalmente desembolsado y sin restricciones de transmisibilidad.
  • Tener una distribución suficiente (que al menos el 25% de las acciones para las que se solicita la admisión estén repartidas entre el público).
  • Realizar una petición formal de admisión ante la sociedad rectora de la bolsa (en España, BMEX).
  • Superar un proceso de verificación por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que analizará la documentación aportada por la sociedad, como sus estatutos, el acuerdo social de emisión, las cuentas anuales o el folleto informativo de la operación.

Convertirse en sociedad cotizada también implica para la compañía la obligación de cumplir unos requisitos de información y transparencia, como presentar periódicamente sus estados financieros, pasar auditorías obligatorias, etc.

Quienes invierten en bolsa tienen ante sí una gran variedad de empresas cotizadas de las que comprar acciones. Solo en España más de 2.500, según datos de Statista.

Te puede interesar

×
${loading}
×