La Renta Fija define el plazo e intereses desde el primer momento

Los activos de Renta Fija, como por ejemplo bonos, obligaciones, y letras son una forma de invertir en deuda de compañías o instituciones públicas.

La Renta Fija es una forma de inversión que te permitirá:

  • Conocer desde el inicio las características de tu inversión.
  • Recibir intereses periódicos, en la mayoría de los casos.
  • Recuperar la inversión, ya sea a vencimiento o durante el plazo de esta1.
  • Invertir desde 1.000€.


¿Cómo puedo invertir en Renta Fija (bonos, letras y obligaciones)?

Invierte en Renta Fija de forma 100% digital

Si estas interesado en productos de Renta Fija, podrás hacerlo cómodamente desde tu área de cliente, tanto desde tu ordenador como desde el móvil.


En las oficinas Santander…

En cualquiera de nuestras oficinas podrás obtener más información sobre cómo invertir Renta Fija y los riesgos y opciones que tienes a tu disposición.

¿Qué tipo de inversores invierten en Renta Fija?

Cualquier persona puede invertir en Renta Fija. Sin embargo, suele ser más buscada aquellos inversores que:

  • Buscan estabilidad a medio-largo plazo.
  • Valoran tener condiciones conocidas desde el inicio de la inversión, frente a rentabilidad.
  • No están dispuestos a asumir un riesgo alto por buscar obtener mejores rentabilidades. 

Si bien es cierto que cualquier persona puede invertir en Renta Fija, antes de hacerlo deberías valorar tu situación personal, tus necesidades de liquidez a corto, medio y largo plazo, así como los objetivos que quieres alcanzar.

Consulta la información sobre los costes y gastos asociados a la operativa y custodia de valores, así como los asociados a los instrumentos financieros en la documentación precontractual del producto.

    En tu Banca Online y APP podrás ver toda la información sobre cada valor.

¿Hablamos?

Si tienes alguna duda o quieres saber más sobre cómo invertir en Renta Fija, déjanos tus datos.


Preguntas frecuentes sobre Renta Fija

  • ¿Qué es la Renta Fija?

  • La Renta Fija es un producto de inversión que ofrece acceso a deuda de compañías o instituciones. Por tanto, son productos que reconocen la existencia de una deuda para la entidad que los emite. Mientras que, por su parte, el inversor en un producto de renta fija se convierte en acreedor de la entidad emisora del producto. Ejemplos de renta fija son bonos, obligaciones, etc. Es decir, invertir en Renta Fija significa prestar dinero a compañías o instituciones públicas, convirtiéndose en acreedor o prestamista de las mismas.

    En general, permite conocer la rentabilidad y el horizonte temporal desde el inicio y algunos permiten recibir pagos de intereses periódicos. La inversión tiene un vencimiento definido, y el capital invertido se recupera a vencimiento o durante la vida de la inversión.

    La cuantía de los intereses y su fecha de pago están, en la mayoría de los casos definidos desde el inicio.

    La Renta Fija confiere derechos económicos al inversor (no derechos políticos) frente al emisor. En caso de liquidación de la sociedad, el acreedor (inversor en Renta Fija) tiene prioridad frente a los accionistas (inversor en Renta Variable).
  • ¿Qué son las Letras del Tesoro?

  • Son títulos de deuda pública a corto plazo emitidos por el Tesoro Público Español que se utilizan para la financiación del Estado. La principal diferencia frente a otros instrumentos de Renta Fija como los bonos o las obligaciones son los plazos. Actualmente, el Tesoro emite letras a 3, 6, 9 y 12 meses.

    Por tratarse de valores a corto plazo, las variaciones de su precio en el mercado secundario suelen ser reducidas; por tanto, suponen un menor riesgo para el inversor que prevea o pueda necesitar vender estos valores en el mercado antes de su vencimiento.

    Las letras del Tesoro son valores emitidos al descuento, lo cual significa que los activos nos dan el derecho a cobrar una cantidad prefijada un día determinado y nosotros compramos ese derecho por una cantidad inferior. El interés generado por las Letras del Tesoro se obtiene calculando la diferencia entre el precio de adquisición de la Letra y el importe de reembolso al vencimiento del plazo.

    El importe mínimo de inversión es de 1.000 euros. Las compras por un importe mayor siempre deben ser múltiplos de 1.000 euros.
  • ¿Qué significa comprar un Bono de una compañía o gobierno?

  • Te conviertes en acreedor de la empresa o estado que se compromete a devolverte el dinero más unos intereses en un plazo determinado. Por lo tanto, asumes el riesgo de crédito del emisor, esto es, el riesgo de que el deudor no pueda hacer frente a su deuda ("impague").

    Recibirás el pago de los intereses en forma de cupón de forma recurrente y, finalmente, la devolución del principal. A diferencia de los dividendos en la inversión en acciones, el cobro de los cupones no es variable en función de los beneficios generados por la empresa, sino que es un importe fijo conocido en el momento de la emisión (de ahí que se denomine "renta fija"). El inversor en bonos debe analizar la capacidad de la empresa para hacer frente a la deuda y no tanto por su crecimiento o los beneficios que esta genere. Obviamente, cuanto mejor evolucione el negocio y mayores sean los beneficios, mayor capacidad de repago tendrá la compañía. El inversor en renta fija no se beneficiará directamente de ello, aunque sí tendrá mayor seguridad sobre la solvencia del deudor y, por lo tanto, la probabilidad de repago de su deuda.

    Asumes el riesgo de variación del precio del bono. Como las acciones, el mercado valora constantemente los bonos. Por eso, su precio no es fijo y si decides deshacer tu inversión antes del vencimiento del bono, asumes el riesgo de mercado, esto es, de variación del precio del bono. En cada momento, el mercado exige una rentabilidad para convertirse en acreedor: es lo que se denomina "TIR". Aunque el cupón este fijado, el inversor puede conseguir una rentabilidad inferior o superior comprando el bono por encima o por debajo, respectivamente, del precio de emisión. Por lo tanto, cambios en la TIR provocarán variaciones en el precio del bono. Pero esto sólo te afectará si vendes el bono antes del vencimiento.
  • ¿En qué debes fijarte a la hora de seleccionar bonos?

  • Al ser un mercado tan amplio y desarrollado, el universo de inversión es muy amplio. Podrás seleccionar bonos de características muy diferentes en función de los siguientes criterios:

    • Cupón: es el pago que recibirás periódicamente (trimestral, semestral, anual, ...) según el interés pactado en la emisión.
    • Tipo de cupón: puede ser fijo o flotante. El cupón flotante depende de un tipo de interés de referencia, como el Euribor 3 meses. El cupón de un bono flotante podría ser, por ejemplo, Euribor 3 meses + 100pb).
    • TIR: la tasa interna de retorno mide la rentabilidad del bono. En el momento de la emisión, la TIR puede coincidir con el cupón, pero cuando el bono comienza a negociarse la TIR exigida por el mercado puede variar (y provocar cambios en el precio). En cada momento tendrás que valorar si la TIR del bono es mayor o menor a tú rentabilidad exigida para convertirte en acreedor del emisor.
    • Plazo y vencimiento: fecha en la que se recibe el principal y el bono se liquida. Al tiempo que transcurre entre la emisión y el vencimiento del bono se le denomina plazo y es uno de los criterios fundamentales para determinar la rentabilidad exigida (TIR) ya que, como es lógico, a más plazo, más TIR exigida.
    • Rating: calificación sobre la calidad crediticia del bono o emisor y es otorgada por una agencia especializada. Mide el riesgo de que se produzca un impago. En función del rating, los bonos se dividen en dos grupos: investment grade (bonos de alta calidad crediticia) y high yield (bonos de baja calidad crediticia). El rating es otro de los aspectos fundamentales para determinar la TIR puesto que a peor rating más riesgo se asume y mayor rentabilidad deberá exigirse.
    • Orden de prelación: determina, en caso de quiebra, quién recibe el dinero primero, dependiendo de si es deuda senior (preferencia en el cobro) o subordinada. En cualquiera de los dos casos, el inversor de un bono se sitúa por delante de los accionistas a la hora de recuperar la inversión.
    Y otros criterios comunes a otro tipo de inversiones como, por ejemplo, cuando seleccionas acciones: sector, geografía o tamaño de la compañía emisora.

Renta fija

Icon / check Created with Sketch. Pagos periódicos de intereses, en la mayoría de los casos.

Icon / check Created with Sketch. Plazo e intereses fijados al inicio, en la mayoría de casos.

Icon / check Created with Sketch. Desde sólo 1.000 € de capital.

Te puede interesar

×
${loading}
×