¿Qué es el IPC o Índice de Precios de Consumo?

El IPC o Índice de Precios de Consumo es un indicador que se utiliza para medir la evolución de los precios de los bienes y servicios que consumen las familias. Al igual que la inflación, el IPC permite ver el aumento del coste de la vida en una economía.

El Índice de Precios de Consumo se elabora a partir de los precios de una cesta de la compra tipo de un hogar medio. En España, el cálculo del IPC lo realiza el INE, a partir de una  cesta en la que se incluyen 955 artículos de diferentes categorías, como alimentación, bebidas, vestido y calzado, vivienda, menaje, medicina, transporte, comunicaciones, ocio y cultura, hoteles, cafés y restaurantes, enseñanza y otros bienes y servicios. Su composición se revisa periódicamente, para añadir nuevos productos cuyo consumo comienza a ser significativo, o excluir otros que han dejado de serlo.

La selección de los productos representativos del consumo de las familias que componen la cesta de la compra del IPC se realiza en función de la importancia del gasto que se hace en cada uno de los grupos de productos. Por ejemplo, el grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas supone en la actualidad el 22,6% del total de la cesta.

¿Qué tipos de IPC existen?

El IPC es un indicador que se difunde mes a mes y se presenta comparándolo con el dato del mes anterior (variación porcentual mensual) y del mismo mes del año anterior (variación anual). Además del indicador general, que se conoce cada final de mes en su versión adelantada, y a mitad del mes siguiente en su versión completa y armonizada, existen otros tipos de IPC que aportan más información de cómo está siendo el incremento de los precios en el país.


IPC subyacente

El IPC subyacente es el que se calcula sin tener en cuenta los precios de la energía y los alimentos no elaborados. Para conocer este índice, se resta al IPC general los productos de alimentación no elaborados (como frutas, verduras, carnes...) y los productos energéticos.


IPC armonizado

El IPC armonizado es el que se emplea en la Unión Europea para comparar la evolución de la inflación en sus diferentes países miembros. Se basa en una cesta de productos que es común para los 27 países. Este indicador permite comparar la evolución de los precios en los diferentes países miembros y es el que se utiliza de cara a la inclusión en la zona euro, de un país nuevo.

¿Te ha parecido útil esta información?
Nos encantaría conocer tu opinión para mejorar

Te puede interesar

×
${loading}
×