¿Qué es el cashflow?

El cashflow (término en inglés para referirse al flujo de caja o de tesorería) es un concepto que explica los flujos de entradas y salidas de caja (de efectivo) en una empresa en un periodo dado. Se trata de un indicador que muestra la liquidez de una compañía.

El cashflow se calcula sumando al beneficio neto las amortizaciones y las provisiones. Se hace así porque tanto las amortizaciones (la depreciación permanente de un activo debido al tiempo y su uso) como las provisiones (la depreciación ocasional debido a un imprevisto) no implican una salida física del dinero, sino solo un apunte contable de gasto. De este modo, el cashflow permite concretar el efectivo que una sociedad puede generar en un periodo determinado, y por tanto, permite medir la capacidad que tiene esa sociedad de hacer frente a sus pagos.

Tipos de cashflow

Los flujos de caja pueden clasificarse en tres tipos:

Cashflow operativo o de explotación: es el flujo de caja que entra y sale de la empresa en relación a su actividad propia. Se engloban aquí los flujos de efectivo provenientes de ingresos por ventas de productos o prestación de servicios, el pago a proveedores y pago de sueldos de empleados...

Cashflow por actividades de inversión: es el flujo de tesorería que tiene que ver con las inversiones que realiza la empresa, como compra de maquinaria, inversiones inmobiliarias, adquisiciones…

Cashflow por actividades de financiación: es el flujo de caja que se genera como resultado de actividades financieras, como el pago de préstamos, el pago de dividendos, la emisión de acciones…

Por tanto, el cashflow ayuda a conocer el estado de una empresa, si esta tiene problemas de liquidez aun siendo rentable, o bien si se encuentra saneada y tiene capacidad para pagar sus deudas.

Te puede interesar

×
${loading}
×