¿Qué es el Factoring?

Factoring es un instrumento de financiación comercial a corto plazo. Su principal ventaja sobre el resto es que otorga capacidad de financiación a los clientes a medida que van facturando.

Por lo tanto, podemos decir que siempre que un cliente tenga facturas pendientes de cobro, podría factorizarlas y obtener financiación y algunos servicios adicionales.

¿Cuáles son los beneficios del Factoring?

Elimina la incertidumbre en la fecha de cobro.

Permite anticipar el valor de las ventas desde que emite factura.

Puede disponer de financiación de manera flexible.

Sin cambiar la forma de pago de sus clientes, que simplemente pagan a Santander.

En la modalidad SIN RECURSO; además, cubre el riesgo de insolvencia, disminuye su partida de cuentas a cobrar y no le aparece la financiación en CIRBE al cliente.

¿Qué tipos de Factoring existen?

Factoring Con Recurso: línea de financiación con cesión de facturas de librados elegidos por el cliente. Nos cede la globalidad de sus ventas y notificaremos a los librados para que paguen directamente a Santander Factoring y Confirming (SFC).
En caso de impago se carga al cliente.

Factoring Sin Recurso: línea de financiación con cesión de facturas de librados elegidos por el cliente y clasificados por SFC. Nos cede la globalidad de sus ventas y notificaremos a los librados para que paguen directamente a Santander Factoring y Confirming (SFC).
SFC asume el riesgo de insolvencia.

Te puede interesar

×
${loading}
×