¿Qué es el euro digital?

El euro digital es un proyecto del Banco Central Europeo (BCE) para emitir su propia moneda digital, que sería un equivalente electrónico al efectivo. Es decir, no reemplazaría al euro, sino que funcionaría de manera paralela.

El BCE quiere responder así al incremento de los pagos digitales por parte de los consumidores y a la necesidad de que estos sean tan seguros, fáciles de usar y fiables como el efectivo.

EURM: el token español en fase de pruebas

El Banco de España también tiene en marcha un programa experimental de tokens digitales, distinto del proyecto de euro digital que lidera el BCE. Se trata de un proyecto piloto con el que busca ampliar su conocimiento sobre las posibilidades que ofrecen las monedas digitales de banco central de carácter mayorista (denominadas w-CBDC), es decir, que sean utilizadas en operaciones interbancarias.

El Banco de España ha seleccionado colaboradores para este proyecto de token español, el EURM, que estará en fase de pruebas hasta final de 2023.

Diferencias entre el euro digital y las criptomonedas

A diferencia de las criptomonedas, el euro digital estaría respaldado por el Banco Central Europeo, que velaría por mantener el valor de la moneda. Por su parte, la estabilidad de las criptomonedas depende de la fiabilidad y credibilidad de la entidad que las emite. En caso de problemas con las criptomonedas, sus usuarios no tienen a quién reclamar.

Además, en el caso del euro digital, sería el BCE quien decidiría la emisión de nueva moneda digital, mientras que en las criptodivisas las nuevas unidades son creadas (minadas) por los usuarios.

El euro digital estaría sujeto a la normativa bancaria mientras que las criptomonedas no están sometidas a ninguna regulación.

¿Para qué podría utilizarse el euro digital?

El euro digital funcionaría como un medio de pago electrónico dentro de los países que tienen el euro como moneda. También podría utilizarse para realizar pagos mediante tarjeta o aplicación en el móvil. Sería un medio de pago o cobro adicional tanto para particulares como para empresas de la zona euro.

El euro digital también podría ofrecer funciones de pago automatizado o alguna forma de identidad digital.

¿Cuándo podría llegar el euro digital?

El euro digital todavía está en fase de investigación de proyecto. En esta fase, el BCE y los bancos centrales de los países de la zona euro están trabajando en el diseño del euro digital y se está analizando de qué forma los intermediarios financieros podrían ofrecer servicios basados en esta nueva moneda. Está previsto que esta fase finalice en octubre de 2023. Será entonces cuando el Banco Central Europeo decida si avanza a una nueva fase, centrada en el desarrollo de servicios integrados y en pruebas reales con el euro digital. Se estima que esta fase pueda durar unos tres años más.

Oportunidades y retos de las monedas digitales

En respuesta al auge de las criptomonedas y al desarrollo de los pagos digitales, ya son más de 70 las autoridades monetarias que están avanzando en el estudio y experimentación de las monedas digitales soberanas o CBDC.

Las monedas digitales soberanas se enfrentan al reto de ser seguras, sólidas, conforme a la ley y de garantizar a sus usuarios el mayor nivel de privacidad. Además, su diseño debe ser tal que se eviten efectos adversos en el sector financiero y la economía en general; por ejemplo, el propio BCE considera que el futuro euro digital no debería utilizarse como forma de inversión, sino solo para realizar pequeños pagos electrónicos.

¿Te ha parecido útil esta información?
Nos encantaría conocer tu opinión para mejorar

Te puede interesar

×
${loading}
×