Tipos de fondos de inversión

Conocer y diferenciar los distintos tipos de fondos de inversión nos ayudará a sopesar las ventajas y riesgos de cada uno y a decidir en cuál de ellos invertir nuestro dinero en función de nuestros objetivos y nuestro perfil.

Los distintos tipos de fondos de inversión se pueden clasificar en función de varios criterios, uno de ellos es su vocación inversora, es decir, el tipo de activo en que se invierte el patrimonio del fondo y el riesgo que asume el partícipe:

Fondos monetarios

Son fondos que invierten en el mercado monetario, en el que se negocia dinero en efectivo y otros activos (como operaciones de crédito y préstamos, pagarés de empresa o deuda pública), que están considerados como de bajo riesgo y alta liquidez. La duración media de su cartera es igual o inferior a seis meses.

Fondos de renta fija

El patrimonio se invierte principalmente en activos de renta fija (como bonos, obligaciones, pagarés o letras del tesoro). La duración varía en función del plazo de la inversión. El desempeño de los fondos de renta fija está ligado a la evolución de los tipos de interés. Además, cuanto menor es el plazo de vencimiento de los activos, menor será el riesgo pero también la rentabilidad potencial.

Fondos de renta variable

Este tipo de fondos invierten la mayor parte de su patrimonio (al menos un 75%) en acciones. En el mercado existe una amplia variedad de fondos según el área geográfica, el sector y la capitalización de las compañías en que se invierte.

Los fondos de renta variable se dividen en subcategorías en función del mercado en el que inviertan (España, Zona Euro, Estados Unidos, etc.), los sectores (energía, telecomunicaciones, tecnológico, etc.) o de otras características que definan a los valores en que se invierte como, por ejemplo, la capitalización bursátil o el tamaño de la empresa. Los fondos de renta variable ofrecen rentabilidades potenciales mayores que los de renta fija, asociadas a un mayor riesgo.

Fondos mixtos

Son fondos con exposición tanto a activos de renta fija como de renta variable. Según el fondo, el porcentaje de inversión en cada uno de estos activos varía: en los fondos de renta fija mixta la inversión en activos de renta variable será inferior al 30%; en los fondos de renta variable mixta, la inversión en renta variable estará entre el 30% y el 75% del total.

Es importante conocer esta proporción ya que determinará el riesgo asociado al fondo y su potencial rentabilidad. Así, cuando el fondo mixto tiene un mayor porcentaje de inversión en renta fija, el potencial de rentabilidad es menor, pero también lo es el riesgo. De igual manera, cuanto mayor es el porcentaje de inversión en renta variable, mayor es el potencial de rendimiento pero también el riesgo que asume el partícipe.

Fondos globales

Son fondos que pueden invertir en un universo amplio de activos sin porcentajes predeterminados. Este tipo de fondos no tiene una política de inversión definida que lo encuadre en las categorías anteriores. Tienen libertad para no establecer porcentajes tope de inversión en renta fija o variable o para determinar la distribución geográfica de las inversiones. Esto hace que los fondos globales tengan asociado un alto nivel de riesgo.

Fondos de retorno absoluto

Son fondos que fijan como objetivo de gestión, no garantizado, conseguir una determinada rentabilidad en un determinado periodo, atendiendo a un riesgo también preestablecido.

Fondos total o parcialmente garantizados: son fondos que aseguran, a su vencimiento, la recuperación del 100% o un porcentaje inferior del capital invertido, respectivamente. Dentro de este tipo de fondos existen fondos garantizados de rendimiento fijo y fondos garantizados de rendimiento variable.

Fondos objetivo o de gestión pasiva

Persiguen un objetivo concreto de rentabilidad, no garantizado, o replicar un índice bursátil.

Sea cual sea el tipo de fondo de inversión, hay que tener en cuenta que ninguna inversión en productos financieros está exenta de riesgo de pérdida total o parcial del patrimonio, en función del riesgo asociado al fondo.

Otros fondos

Además de los anteriores, existen otros tipos de fondos de inversión que tienen una operativa distinta a la habitual, por su forma jurídica, su liquidez, el tipo de activos en que invierten o la estrategia que siguen, y a los que no se les aplican algunos aspectos de la normativa que rige los fondos, por lo que llevan asociado un nivel de riesgo mayor. Son, entre otros, los ETFs (fondos cotizados), los Hedge Funds (fondos de inversión libre), los fondos de fondos o los fondos de inversión inmobiliarios.

Conoce más detalles de los tipos de fondos de inversión en nuestros vídeos de formación financiera o escucha en Spotify el episodio de nuestro podcast Santander AM Aprendiendo a Invertir dedicado a las categorías de fondos de inversión.

En nuestra web encontrarás más información sobre los fondos de inversión disponibles y sus características.

¿Te ha parecido útil esta información?
Nos encantaría conocer tu opinión para mejorar

Te puede interesar

×
${loading}
×