Desde el principio de la pandemia, la Unión Europea ha tomado medidas para reparar los daños sociales y económicos causados y ayudar a los países miembros en su recuperación. Para ello ha aprobado el mayor apoyo económico de la historia de la Unión para los 27 Estados miembros, fondos que se gestionarán tanto a través del Marco Financiero Plurianual 2021-2027, como a través del instrumento NextGenerationEU. Este es el repaso cronológico de cómo se creó el plan de recuperación para Europa y cómo se va a implementar.

Idea y aprobación del plan de recuperación para Europa

El 11 de marzo de 2020 la OMS declara el covid-19 como pandemia. Todos los países europeos, en menor o mayor medida, empiezan a sufrir los efectos de la crisis sanitaria -y económica- causada por el coronavirus SARS-CoV-2. 

Por ello, y en respuesta a una crisis sin precedentes, el 27 de mayo de 2020, la Comisión Europea propone la creación de un fondo para la recuperación de Europa, NextGenerationEU, por valor de 750.000 millones de euros (el 5% del PIB de la UE), así como refuerzos específicos en el marco financiero plurianual de la Unión para el periodo 2021-2027.

En su reunión celebrada entre el 17 y el 21 de julio de 2020, el Consejo Europeo (el órgano que integra a los 27 jefes de Estado o de Gobierno de los Estados miembros) aprueba finalmente el programa NextGenerationEU. A diferencia del presupuesto a largo plazo de la Unión, que se financia mediante aportaciones de los 27 y algunos impuestos comunes, NextGenerationEU se financiará mediante la emisión de deuda en los mercados de capitales por parte de la Comisión Europea.

Para poder acceder a los fondos de NextGenerationEU, y en concreto, a su principal instrumento, el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), que está dotado con 672.500 millones de euros en préstamos y subvenciones, los países deben presentar un plan nacional de recuperación, que incluya proyectos, reformas e inversiones vinculados a los seis pilares establecidos en el MRR, entre ellos, la transición ecológica y la transformación digital. A España, entre transferencias directas y préstamos, le corresponderán 149.200 millones de euros.

En octubre de 2020, el Gobierno de España publica el documento de avance del Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia "España Puede". El plan incluye reformas e inversiones que se estructuran en torno a cuatro ejes transversales (la transición ecológica, la transformación digital, la igualdad de género, y la cohesión social y territorial) y 10 políticas palanca que engloban 30 componentes.

Para facilitar la gestión ágil de los fondos, el Gobierno español aprueba y publica en el BOE, en diciembre de 2020, el Real Decreto 36/2020 por el que se aprueban medidas urgentes para la modernización de la Administración Pública y para la ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, para la gestión ágil de los fondos. 

De manera paralela, los diferentes ministerios comienzan a publicar manifestaciones de interés con el objetivo de dar voz al sector privado e identificar áreas de interés en las que impulsar proyectos y conseguir el mejor diseño de los instrumentos, líneas de apoyo u otros mecanismos que se habiliten en el marco del plan de recuperación.

En febrero de 2021 el Parlamento europeo y el Consejo aprueban el Reglamento específico para el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), en el que se detallan los objetivos de este instrumento financiero y las condiciones de su ejecución. 

El 30 de abril de 2021 finalizó el plazo para la presentación oficial de los planes nacionales de recuperación y resiliencia la Comisión Europea por parte de los países que deseen optar a la financiación del MRR. España envió su plan ese mismo día.

Aprobación de los planes nacionales por parte de la UE y transferencia de fondos 

Una vez recibidos los planes nacionales de recuperación y resiliencia, la Comisión  los evaluará en un plazo máximo de dos meses a partir de su recepción (hasta julio de 2021). Tras la Comisión, el Consejo aprobará los planes de manera individual en un tiempo máximo de un mes. Y en el plazo de dos meses, la UE pagará por adelantado el 13% de los fondos totales del MRR para poner en marcha la recuperación.

En el periodo comprendido entre junio de 2021 a diciembre 2026, y hasta dos veces al año, los Estados miembros solicitarán reembolsos, condicionados al cumplimiento de unos hitos y objetivos previamente establecidos en los planes de recuperación. La Comisión preparará el análisis preliminar de la petición  en un plazo máximo de dos meses desde la solicitud. Si la evaluación es positiva, los Estados miembros recibirán el desembolso correspondiente de financiación europea, después de la consulta al comité de expertos.

Implementación del plan de recuperación en España

En el caso concreto de España, está previsto que desde el segundo trimestre de 2021 hasta final de 2023, Gobierno central, comunidades autónomas y municipios publiquen diferentes convocatorias de concursos públicos, subvenciones y ayudas orientadas a cumplir con los objetivos del plan nacional de recuperación y resiliencia, a las que podrán concurrir las empresas y los particulares.

El Gobierno, según ha detallado en el Plan España Puede comprometerá el 70% de las transferencias no reembolsables (69.528 millones de euros para España) que concede el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia en 2021 y 2022. El 30% restante se comprometerá a finales de 2023. Los fondos que se reciban del MRR podrán ejecutarse hasta 2026, lo que implica un decalaje entre la aprobación de los proyectos y el desembolso de los fondos.

Por su parte, los recursos que España reciba del fondo REACT-EU (12.400 millones de euros) deberán ser ejecutados en 2021 y 2022. A partir de 2022 se procederá a la movilización de los créditos incluidos en el MRR (hasta 67.300 millones de euros para España) para las iniciativas concretas detalladas en el Plan, y se harán extensibles a todos los proyectos en 2023 para complementar la financiación de los proyectos en marcha. España tendrá que devolver la parte que corresponde a estos préstamos reembolsables antes del 31 de diciembre de 2058.


Valora este artículo

Tu valoración ha sido guardada.

${loading}
×