Build to rent: una tendencia al alza en el mercado inmobiliario

Construir para alquilar (build to rent) es la nueva tendencia en el mercado inmobiliario español. A raíz de la crisis del COVID-19, inversores nacionales e internacionales están apostando por esta nueva fórmula, que supone invertir en promociones de obra nueva que se destinarán luego al mercado del alquiler, en vez de a su venta.

De 2004 a 2019 el número de hogares que vive en régimen de alquiler subió del 13,9% al 18%, según la Encuesta de Condiciones de Vida del INE. Y parece que la tendencia seguirá, de ahí que muchos inversores institucionales hayan fijado su vista en la opción de build to rent.

¿Por qué es una tendencia en crecimiento?

El segmento built to rent vio incrementadas sus inversiones en España casi un 10% en 2019 y en 2021 se espera que la construcción para el alquiler se consolide “debido a la gran escasez de vivienda en régimen de alquiler y los altos precios con los que estas propiedades salen al mercado”. Así lo expone el estudio “Evolución del sector en 2020 y primera mitad 2021, elaborado por la consultora inmobiliaria aProperties. De hecho, en España está previsto que se construyan más de 90.000 viviendas destinadas al alquiler de aquí a 2028, señala otro informe, en este caso, de la consultora Atlas Real Estate Analytics.

Características del build to rent

El fenómeno build to rent es una práctica ya conocida desde hace tiempo en Reino Unido. También en Estados Unidos, donde esta fórmula se especializa en diferentes segmentos, como el de alquiler de lujo. Ahora ha comenzado a despertar el interés del inversor español.

El build to rent implica construir edificios de viviendas ya pensados para el alquiler, en los que se espera un alto nivel de rotación de inquilinos, señala el informe “Private Rented Sector – Spain 2019” de la consultora inmobiliaria Knight Frank, Por tanto, los acabados deben ser “de alta calidad, fáciles de mantener, reemplazables y duraderos”. En general, se construyen pisos pequeños, bien diseñados y con muchos servicios y áreas comunes. La idea, recoge este informe, es que estas viviendas se adapten a diferentes perfiles de inquilinos, desde jóvenes profesionales a familias con niños.

Lo habitual es que un único propietario posea todas las unidades (50 o más en cada complejo), y que la gestión de los alquileres y del mantenimiento se realice profesionalmente, como un negocio. Ahí estriba una de las mayores novedades del build to rent frente al tradicional sistema de alquiler en España, caracterizado por caseros particulares (los pequeños propietarios suman el 95% de las viviendas de alquiler en nuestro país).

El build to rent se ve como una inversión a largo plazo en la que los inversores aguardan ingresos recurrentes, por lo que la administración de los edificios en alquiler “debe asegurarse de que la propiedad permanezca en buen estado y que su diseño siga siendo atractivo para los inquilinos”.

Inversores e inquilinos del build to rent

En un momento de auge del alquiler, el build to rent es un modelo que permite a los inversores adquirir una propiedad capaz de generar un retorno a su capital invertido. Una inversión bastante interesante, pues, según datos de Idealista, la rentabilidad bruta de la compra de una vivienda para ponerla en el mercado del alquiler se sitúa actualmente en el 7%. Por otra parte, a los inquilinos, la fórmula del build to rent les facilita el acceso a viviendas en buen estado y a precios competitivos.

Ahora solo queda ver si el build to rent se consolida como una alternativa más en el mercado inmobiliario español.

Valora este artículo

Tu valoración ha sido guardada.

${loading}
×