Es sorprendente la cantidad de innovaciones tecnológicas que han aparecido en la última década. De hecho, muchas de ellas tienen ya un impacto directo en nuestra vida cotidiana. Pero no solo en ella, sino también en sectores tan específicos como es la agricultura.

Gracias a estos avances técnicos hoy podemos hablar de la agricultura de precisión. Un modelo de gestión que propicia un uso mucho más eficaz de los recursos humanos, financieros y, por supuesto, naturales.

Este es el motivo por el que aquí queremos explicarte qué es la agricultura de precisión. Además, te contaremos qué ventajas ofrece, cuáles son los elementos que la caracterizan y qué herramientas son indispensables para su puesta en práctica.

¿Qué es la agricultura de precisión?

La agricultura de precisión es un modelo de gestión de los datos destinado a mejorar la productividad agrícola. Para ello, resulta indispensable el uso de determinadas tecnologías, como es el caso de sensores, dispositivos GPS, drones o maquinaria equipada con diferenciales inteligentes.

Todos esos datos recopilados sirven para incrementar las posibilidades de tomar las decisiones correctas en los momentos oportunos. No es raro que todos los sistemas citados anteriormente se acompañen de programas de aprendizaje automático que permitan entender y evaluar las posibles variaciones que se produzcan y actuar sobre ellas lo antes posible.

Para entenderlo mejor podemos poner un símil. Imagina a una persona que acude al médico porque le duele la tripa. Cuantas más pruebas realice el facultativo y más datos obtenga a partir de ellas, más preciso será el tratamiento farmacológico o quirúrgico que debe aplicar.

En este sentido, la agricultura de precisión ofrece una gran variedad de ventajas a tres niveles:

  • Impacto medioambiental. Se ve notablemente reducido, ya que gracias a ella es posible, por ejemplo, limitar el uso y la dispersión del nitrógeno u otros elementos.
  • Económico. La agricultura de precisión permite sacar el máximo partido a una parcela de terreno y hacerla más competitiva. Además, la hace menos vulnerable ante la variabilidad ocasionada por el entorno. Por tanto, los terrenos operados bajo este modelo resisten mejor el impacto de eventos extraordinarios y cambios bruscos de las condiciones, los cuales son cada vez más frecuentes.
  • Agronómico. Este es un modelo que permite ajustar las prácticas de cultivo a las características de cada planta de forma individualizada. De este modo, el producto obtenido es siempre de una mayor calidad.

No hay que olvidar que, actualmente, el sector agrícola está viéndose afectado por una gran variedad de factores adversos. Los más importantes son el crecimiento de los costes de producción y el aumento de los requisitos de seguridad alimentaria y de sostenibilidad. En todos estos aspectos, la agricultura intensiva tiene un impacto muy positivo.

Por su parte, la aplicación de técnicas de agricultura de precisión también ofrece mayores niveles de seguridad para los agricultores y permite optimizar su tiempo efectivo de trabajo. Además, incrementa la calidad alimentaria y ofrece estabilidad económica al negocio. Valores que, en su conjunto, son básicos para el devenir de cualquier negocio agrícola.

Equipos y herramientas en la agricultura de precisión

Como es obvio, tanto para recopilar como para analizar los datos de los terrenos de cultivo es indispensable el uso de una serie de herramientas tecnológicas. Las más habituales son las siguientes.

GPS en la agricultura de precisión

Los sistemas de posicionamiento global tienen una importancia capital en la agricultura de precisión. Es cierto que no es una tecnología nueva, ya que lleva décadas siendo utilizada, testada y perfeccionada. Resulta especialmente útil en plantaciones que ocupan varias hectáreas, es decir, de gran tamaño.

La utilidad del GPS en la agricultura de precisión reside, fundamentalmente, en la geolocalización de equipos y en el seguimiento de las operaciones practicadas sobre el terreno. Estos dispositivos se suelen acompañar de:

  • Monitores de rendimiento en el terreno. Los cuales tienen el objetivo de cuantificar posibles fluctuaciones en el rendimiento de las parcelas. Suelen acompañarse de sensores, de los cuales hablaremos más adelante, con el objetivo de gestionar mejor los factores climáticos, el riego y la fertilización del suelo, por ejemplo.
  • Sistemas GIS. Es decir, programas informáticos de información geográfica. Construyen mapas personalizados a partir de la información del GPS para que los gestores del terreno puedan analizar los datos de forma visual, lo que siempre resulta más cómodo y sencillo. Este tipo de software puede brindar información de este tipo relacionada con posibles plagas y enfermedades, con la fertilización del suelo, etc.
  • Software de monitorización satelital. Este sistema brinda imágenes multiespectrales de alta resolución de los cultivos vía satélite. Al igual que los sistemas anteriores, favorece un control integral de las parcelas, especialmente en lo referente a cuestiones de salud.

Agricultura de precisión con drones

También es posible llevar a cabo la agricultura de precisión con drones, ya sea como sustitutos de la tecnología GPS o como complementos de ella, que es lo más recomendable. Este tipo de vehículos aéreos permite sobrevolar las plantaciones con un coste muy bajo y grabar imágenes desde el cielo de las parcelas de terreno.

Esas imágenes pueden utilizarse, por ejemplo, para cartografiar la superficie de los cultivos y generar mapas interactivos. También permiten visualizar rápidamente problemas detectados por los sensores o los sistemas GPS sin importar el lugar en el que se encuentren dentro de la plantación. No olvidemos que estos dispositivos están equipados con cámaras de alta definición capaces de grabar vídeo y de tomar fotografías de gran calidad.

Sistemas de sensorización

Los sensores son aparatos que muestran una determinada sensibilidad a algún factor presente en el medio. Sería el caso, por ejemplo, de la humedad, de la radiación ultravioleta o de la presencia de nitrógeno en el suelo. Son capaces de cuantificarlos y de expresarlos en una magnitud entendible para el agricultor y para los gestores del terreno.

Hoy en día, todos los equipos de agricultura de precisión cuentan con multitud de sensores. Al fin y al cabo, se trata de los elementos que permiten al resto de sistemas operar con información detallada y precisa. Son válidos para todo tipo de terrenos, pero ofrecen sus mejores prestaciones en viveros e invernaderos.

Características de la agricultura de precisión

Una vez que ya conoces la definición de agricultura de precisión y cuáles son los principales equipos utilizados para su aplicación, llega el momento de analizar sus características. En total, podemos resumirlas en cuatro.

Monitorización de la producción

Cuando hablamos de monitorización hacemos referencia al proceso de recoger, registrar y mostrar en tiempo real o a posteriori todos los parámetros relacionados con la producción de los terrenos. Como se suele decir, la información es poder y cuantos más datos sea posible recopilar, mejores serán las decisiones tomadas en el presente y el futuro.

Si te has fijado bien, casi todos los equipos citados anteriormente tienen el objetivo de recopilar información acerca del suelo, las condiciones climáticas y las plantas en sí mismas. Solo tienes que pensar en los dispositivos GPS o en los sensores. La clave de la agricultura de precisión más moderna es que también emplea sistemas de inteligencia artificial y machine learning con el propósito de interpretar mejor los datos.

Uso eficiente de los recursos

El análisis masivo de los datos obtenidos mediante la monitorización de los cultivos y su digitalización da como resultado un uso más eficiente de los recursos. Como ya hemos dicho, el sector agrícola se enfrenta a una situación especialmente compleja, sobrevenida por el incremento de los costes de producción y el incremento de los requisitos sanitarios y ecológicos.

Esto hace que la gestión de los recursos disponibles (la mano de obra, el agua, los fertilizantes, etc.) tenga una importancia capital. Todos ellos tienen un impacto directo sobre el precio de venta de los productos en un mercado que, dicho sea de paso, cada vez se muestra más competitivo.

Automatización de tareas

Es cierto que, actualmente, la tecnología no puede sustituir la creatividad y la visión humana. Sin embargo, sí ofrece unos resultados sorprendentes al llevar a cabo tareas repetitivas y que solo implican la gestión de datos. En la mayoría de los casos, los sistemas que hemos citado anteriormente pueden operar de forma automática sin que exista margen de error.

Debes tener en cuenta que el coste de cualquier fallo humano puede ser muy alto. Por ello, limitarlos o, incluso, reducirlos a cero puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de una campaña.

Toma de decisiones basada en datos

Sin duda, esta es la característica de la agricultura de precisión más importante. Tomar decisiones basadas en datos fiables reduce las posibilidades de error e incrementa notablemente las posibilidades de acertar.

Además, puede no ser necesario que el agricultor se encuentre en la propia plantación para llevar a cabo esta toma de decisiones. En muchos casos, los sistemas de agricultura de precisión permiten operar de forma remota, lo que también supone un ahorro de costes.

En definitiva, la agricultura de precisión permite conocer en tiempo real las necesidades del cultivo gracias a la monitorización y recolección de datos, lo que se traduce en una toma de decisiones rápida y certera en la inmensa mayoría de los casos. De este modo, la variabilidad se ve reducida y es posible adecuar los flujos de trabajo según las necesidades de la producción.

Valora este artículo

Tu valoración ha sido guardada.

¿Te ha parecido útil esta información?
Nos encantaría conocer tu opinión para mejorar
${loading}
×