El mercado del alquiler tradicional de viviendas se encuentra actualmente tensionado. Los precios de los arrendamientos siguen aumentando en este entorno inflacionista, unido a una demanda cada vez más creciente y a una oferta que se muestra insuficiente para absorberla.

Según el último informe de precios del alquiler de viviendas de idealista, la renta media en España se encuentra en 11,9 euros/m2 a cierre de noviembre, lo que supone un incremento del 9,2% interanual, y apenas un 1% por debajo del récord de 12 euros/m2 alcanzando el verano pasado.

Valencia (21,6%), Palma (19,3%), Málaga (15,2%) o Barcelona (14,4%) son solo algunas de las ciudades que han protagonizado las principales subidas durante el último año. Barcelona continúa siendo la capital con los precios de los alquileres más caros de España, con un precio de 20,3 euros/m2, seguida por Madrid (17,7 euros/m2) y San Sebastián (16,5 euros/m2). Les siguen Palma (15,1 euros/m2), Bilbao (13,5 euros/m2) y Málaga (13,3 euros/m2). De hecho, Barcelona, Madrid, Palma y Málaga alcanzan su precio más alto desde que idealista tiene registros.

Durante el tercer trimestre se ha identificado un aumento de los alquileres de temporada, es decir, aquellos que sirven para alojamiento durante un periodo de tiempo muy concreto y no suponen la vivienda habitual del inquilino. Por lo general son inferiores a un año, y se rigen por la voluntad de las partes, la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y el Código Civil.

Estos arrendamientos tienen también una particularidad, y es quedan fuera del ámbito de aplicación de la reciente Ley de Vivienda, al igual que el alquiler por habitaciones. La normativa, que lleva en vigor desde el pasado mes de mayo, ha levantado serias dudas entre los propietarios e inquilinos de viviendas, y también entre los profesionales del sector.

Según el estudio de situación del mercado de arrendamiento de viviendas de idealista entre julio y septiembre, los alquileres por temporada ya suponen el 10% del total del stock de pisos que se anuncian en el portal inmobiliario a nivel nacional.

Hay 10 ciudades que superan o igualan este peso del alquiler de temporada sobre el conjunto del mercado. Destaca sobre todas ellas San Sebastián, donde el 32% de las viviendas que se ofrecen en alquiler son para cortos espacios de tiempo y sin ser la vivienda habitual del inquilino. Le sigue Barcelona, con un 28%, y por detrás aparecen Cádiz (17%), Santander (16%), Málaga (15%) y Tarragona (15%). Más cercanos a la media nacional, se encuentran los mercados de Valencia (13%), Madrid (11%), Alicante (10%) y Girona (10%).

En la evolución interanual de este tipo de arrendamientos durante el último año, en las ciudades analizadas se pueden apreciar progresiones muy diversas, como que se han registrado incrementos moderados en Santander (11%) o Madrid (17%), más crecientes en Cádiz (25%), San Sebastián (32%) o Barcelona (34%) y aumentos disparados en Valencia (69%) y Málaga (87%). Mientras, en Girona, Alicante y Tarragona, los arrendamientos por temporada se han duplicado en el último año.

Sin embargo, esto no quiere decir que en todos los casos el alquiler de temporada haya sustituido a los arrendamientos tradicionales de larga estancia. De hecho, en Girona (31%), Alicante (18%), Tarragona (15%) y Cádiz (6%), el alquiler habitual también ha aumentado durante el último año, aunque claramente por debajo del avance de los de temporada.

Por el lado contrario, la principal caída del alquiler tradicional entre estas 10 capitales ha sido en Madrid, con un descenso el 26% en la oferta disponible. También ha descendido el stock de pisos para arrendamientos permanentes en Málaga (-15%), Valencia (-14%), San Sebastián (-13%), Barcelona (-12%) y Santander (-10%).

Valora este artículo

Tu valoración ha sido guardada.

¿Te ha parecido útil esta información?
Nos encantaria conocer tu opinión para mejorar
${loading}
×