¿Qué es la Deflación?

La deflación o inflación negativa es el descenso generalizado y continuado de los precios de los bienes y servicios. La deflación está causada por un exceso de la oferta y una reducción de la demanda, y suele estar asociada a crisis y recesiones económicas.

En teoría económica, la deflación es la reducción de la oferta monetaria (la cantidad de dinero en circulación) de una economía, que ocasiona una bajada general de los precios. Y por ello se utiliza corrientemente el término deflación para referirse a la bajada de los precios.

¿Por qué se produce la deflación?

La deflación se produce cuando la oferta de bienes y servicios de una economía es superior a la demanda, por lo que las empresas se ven obligadas a reducir sus precios para poder vender sus productos y servicios. Este desajuste entre la oferta y la demanda tiene lugar por dos causas:

  • Una demanda insuficiente asociada a una caída de la economía. Es un círculo vicioso porque al caer la demanda, las empresas verán reducidos sus beneficios al tener que reducir los precios para conseguir más ventas. Como consecuencia, las empresas tienen que reducir costes, lo que implica reducir salarios y despidos. Y si bajan los salarios y aumenta el desempleo, las familias pierden capacidad de gasto y, por tanto, el consumo se hunde, lo que hace que la demanda siga disminuyendo y que las empresas produzcan menos, sigan despidiendo, y así sucesivamente. El ejemplo más claro es el de la Gran Depresión posterior al crack bursátil de 1929.
  • Un exceso de la oferta: cuando se produce un incremento excesivo de la producción que no es capaz de absorber el mercado, las empresas se ven obligadas a reducir precios.

Diferencias entre deflación e inflación

La deflación es el efecto contrario a la inflación: si la inflación es la subida generalizada de los precios de los bienes y servicios (que se constata a través del incremento del IPC), la deflación es la caída general de los precios (que implica tasas de variación negativas del IPC).

Si la inflación supone la disminución del poder adquisitivo del dinero (con la misma cantidad de dinero se pueden comprar menos bienes), con la deflación, al contrario, se incrementa el poder adquisitivo (con el mismo dinero se pueden comprar más cosas).

La deflación también es diferente a la desinflación o inflación moderada, ya que en la primera la inflación muestra tasas negativas mientras que en la segunda la tasa de inflación, aunque disminuye, sigue en valores positivos.

¿Te ha parecido útil esta información?
Nos encantaría conocer tu opinión para mejorar

Te puede interesar

×
${loading}
×