Santander

  • Particulares
  • Supuesto excepcional de liquidez de Planes de Pensiones y Planes de Previsión Asegurados

Supuesto excepcional de liquidez de Planes de Pensiones y Planes de Previsión Asegurados

Supuesto excepcional de liquidez de Planes de Pensiones y Planes de Previsión Asegurados COVID-19

Este espacio tiene como finalidad dar a conocer el contenido del Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19.

En este Real Decreto en su disposición adicional vigésima se establecen medidas para la disponibilidad de los planes de pensiones en caso de desempleo o cese de actividad derivados de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

A continuación, se detallan los aspectos más relevantes a tener en cuenta y la correcta forma de proceder en la gestión de una solicitud de prestación en base a este nuevo supuesto de liquidez. 

  • Objetivo y productos afectados
  • ¿Quién puede acogerse?
  • Plazos
  • Importes máximos y modalidad de rescate
  • Documentación
  • EPSV

Este nuevo supuesto de liquidez va encaminado a paliar las consecuencias de la necesidad económica que, lamentablemente, la situación de emergencia sanitaria supone para muchos españoles y a que cada ahorrador pueda hacer frente a las consecuencias de dicha situación.

Los productos afectados son, Planes de pensiones (individuales, asociados, empleo), Planes de previsión asegurados (PPA), Planes de previsión social empresarial (PPSE), Mutualidades de previsión social.

 

Consulta aquí el Real Decreto-ley 11/2020 de 31 de marzo, de medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19.

La fiscalidad es la misma que aplica en cualquier otro rescate de planes de pensiones o PPAs. Los planes de pensiones tienen la consideración de rendimientos del trabajo, lo que significa que incrementa nuestra base imponible y por tanto incrementa nuestro tipo impositivo.

En este nuevo supuesto de liquidez el rescate en forma de capital mantiene el derecho de reducción del 40% por aportaciones anteriores al 1 de enero de 2007. 

  1. Todos aquellos trabajadores en situación legal de desempleo como consecuencia de un ERTE derivado de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.
     
  2. Los empresarios titulares de establecimientos cuya apertura al público se haya visto suspendida como consecuencia del Real Decreto 463/2020.
     
  3. Trabajadores por cuenta propia que hubieran estado previamente integrados en un régimen de la Seguridad Social (RETA o Mutualidad) como tales y hayan cesado en su actividad como consecuencia de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 o hayan tenido una reducción de, al menos, el 75 por ciento de su facturación.

 

Consulta aquí el Real Decreto-ley 11/2020 de 31 de marzo, de medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19.

La fiscalidad es la misma que aplica en cualquier otro rescate de planes de pensiones o PPAs. Los planes de pensiones tienen la consideración de rendimientos del trabajo, lo que significa que incrementa nuestra base imponible y por tanto incrementa nuestro tipo impositivo.

En este nuevo supuesto de liquidez el rescate en forma de capital mantiene el derecho de reducción del 40% por aportaciones anteriores al 1 de enero de 2007. 

Seis meses desde la entrada en vigor del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. Por tanto tenemos hasta el 14 de septiembre de 2020.

 

Consulta aquí el Real Decreto-ley 11/2020 de 31 de marzo, de medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19.

La fiscalidad es la misma que aplica en cualquier otro rescate de planes de pensiones o PPAs. Los planes de pensiones tienen la consideración de rendimientos del trabajo, lo que significa que incrementa nuestra base imponible y por tanto incrementa nuestro tipo impositivo.

En este nuevo supuesto de liquidez el rescate en forma de capital mantiene el derecho de reducción del 40% por aportaciones anteriores al 1 de enero de 2007. 

El importe máximo a rescatar será la menor de las siguientes cuantías (A y B):

A. El resultado de prorratear el IPREM anual para 12 pagas vigente para el ejercicio 2020 multiplicado por 3 (1.613,52 euros mensuales) en la proporción que corresponda al período de duración del ERTE, al periodo de suspensión de la apertura al público del establecimiento o al periodo de cese de la actividad.

B. En función de la situación que se encuentre:

Situación 1: Los salarios netos dejados de percibir mientras se mantenga el ERTE.
Situación 2: Los ingresos netos estimados que se hayan dejado de percibir debido a la suspensión de apertura al público.
Situación 3: los ingresos netos que se hayan dejado de percibir como consecuencia de la situación de cese de actividad

El periodo de tiempo máximo a computar para los cálculos de las fórmulas anteriores (A y B) es la vigencia del estado de alarma más 1 mes adicional. [aprox. 3 meses (2 + 1) , con fecha estimada de duración del estado de alarma hasta 9 de mayo de 2020]

El rescate de los planes de pensiones podrá rescatarlo en forma de capital o en forma de renta financiera, en el caso de los PPA únicamente en forma de capital.

 

Consulta aquí el Real Decreto-ley 11/2020 de 31 de marzo, de medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19.

La fiscalidad es la misma que aplica en cualquier otro rescate de planes de pensiones o PPAs. Los planes de pensiones tienen la consideración de rendimientos del trabajo, lo que significa que incrementa nuestra base imponible y por tanto incrementa nuestro tipo impositivo.

En este nuevo supuesto de liquidez el rescate en forma de capital mantiene el derecho de reducción del 40% por aportaciones anteriores al 1 de enero de 2007. 

En todos los casos la información requerida es la siguiente:

  • Fotocopia actualizada del DNI.
     
  • Modelo 145 del IRPF debidamente cumplimentado. En el supuesto de no  adjuntarlo, la retención que se le practique podría resultar superior a la procedente. En tal caso, se podrá recuperar la diferencia, si procede, al presentar su declaración del IRPF correspondiente al ejercicio de que se trate.
     
  • Certificado de titularidad de la cuenta corriente de abono en el caso de que ésta sea ajena a Banco Santander.

Además de la información anterior obligatoria, se tendrá que aportar la siguiente documentación en función de cada caso.

  1. Para trabajadores por cuenta ajena:
    • Copia de la comunicación de la decisión empresarial del expediente de regulación temporal de empleo (si se tuviera).
    • Copia del certificado de empresa por ERTE en el que se acredite: que el trabajador se ha visto afectado por un ERTE derivado de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, y las condiciones o términos en los que aplica el ERTE a dicho trabajador.
    • Copia última nomina
       
  2. Para los empresarios titulares de establecimientos:
    • Copia de alta de inscripción en el impuesto de actividades económicas.
    • Ultima declaración fiscal disponible en función de la forma jurídica:
      • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas: Anual: Modelo 100. Base liquidable sometida a gravamen (casilla 500/505); o Pago Fraccionado: e.q Modelo 130. Actividades económicas en estimación directa. Rendimiento neto (Casilla 01).
      • Impuesto sobre Sociedad e.q. Modelo 200. Resultado de la cuenta de pérdidas y ganancias (casilla 500).
      • Las autoliquidaciones del IVA correspondientes al último trimestre.
         
  3. Para los trabajadores por cuenta propia (autónomos):
    • Certificado expedido por la Agencia Estatal de la Administración Tributaria o el órgano competente de la Comunidad Autónoma, que recoja el cese de actividad, cuando proceda.
    • Última declaración fiscal del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas: Anual: Modelo 100. Base liquidable sometida a gravamen (casilla 500/505); o Pago Fraccionado: e.q. Modelo 130. Actividades económicas en estimación directa. Rendimiento neto (casilla 01) y/o las autoliquidaciones del IVA correspondientes al último trimestre.

En el supuesto en el que no pudiese aportar alguno de los documentos requeridos, es necesario que se adjunte una declaración manuscrita donde se detallen los motivos, relacionados con las consecuencias de la crisis del COVID-19, que le impiden tal aportación. En este caso, tras la finalización del estado de alarma y sus prórrogas dispone del plazo de un mes para la aportación de los documentos que no hubiese facilitado.

 

Consulta aquí el Real Decreto-ley 11/2020 de 31 de marzo, de medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19.

La fiscalidad es la misma que aplica en cualquier otro rescate de planes de pensiones o PPAs. Los planes de pensiones tienen la consideración de rendimientos del trabajo, lo que significa que incrementa nuestra base imponible y por tanto incrementa nuestro tipo impositivo.

En este nuevo supuesto de liquidez el rescate en forma de capital mantiene el derecho de reducción del 40% por aportaciones anteriores al 1 de enero de 2007. 

Supuesto de la prestación por desempleo a los socios de EPSV sometidos a un ERTE o a un ERE por razón de fuerza mayor debida al impacto del COVID-19.


Este espacio tiene como finalidad dar a conocer el contenido de la Resolución de 25 de marzo de 2020, del Director de Política Financiera, por la que se autoriza el cobro de la prestación por desempleo a los socios de EPSV sometidos a un ERTE o a un ERE por razón de fuerza mayor debida al impacto del COVID-19.

En esta Resolución se establecen medidas para la disponibilidad de los planes de previsión social por desempleo a los afectados por un ERTE o un ERE derivado de la situación de alarma sanitaria por razón del COVID-19.

A continuación, se detallan los aspectos más relevantes a tener en cuenta y la correcta forma de proceder en la gestión de una solicitud de prestación en base a este nuevo supuesto de prestación.


Objetivo y productos afectados

Esta nueva prestación va encaminada a ayudar en este momento de acuciante debilidad económica para muchos y muchas trabajadoras, permitiendo complementar las prestaciones por desempleo que van a cobrar los trabajadores afectados por un ERE o un ERTE derivado de la crisis sanitaria y mientras perdure la misma y sus consecuencias económicas.

Los productos afectados son los planes de previsión social individual y los planes de previsión social de empleo.


¿Quién puede acogerse?

  1. Trabajadores por cuenta ajena afectado por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) o un expediente de regulación de empleo (ERE) derivado de la situación de alarma sanitaria por razón del COVID-19.
  2. Trabajadores por cuenta propia que, habiendo estado previamente integrado en un régimen de la Seguridad Social o Mutualidad Profesional, ha cesado en su actividad como consecuencia de la situación de crisis sanitaria o ha sufrido una perdida a consecuencia de esta.


¿Plazos para acogerme a este supuesto?

El derecho al cobro surge desde el mismo día en que el socio sea sometido a un ERTE o a un ERE por su empresa derivado de la situación de alarma sanitaria por razón del COVID-19 y hasta la fecha en que este finaliza.


Importes máximos y modalidad de rescate

El importe de los derechos económicos disponible equivaldrá a:

  • Trabajadores por cuenta ajena afectados por un ERTE:
    • En los supuestos de ERTEs el importe de la prestación a cargo de la EPSV equivaldrá a la diferencia entre el 100% de la base reguladora sobre la que se calcula la prestación por desempleo y el % de la base reguladora que perciba el trabajador como consecuencia del ERTE, percibiendo de este modo dicho socio el 100% de dicha base.
    • En los supuestos de ERE el socio tendrá derecho a cobrar la prestación en forma de renta mensual y será el equivalente a las retribuciones de la prestación por desempleo en su nivel contributivo.
  • Los trabajadores por cuenta propia (autónomos), del mismo modo, podrán percibir esta prestación con los mismos requisitos e importes, si sufren una pérdida o cancelación de actividad como consecuencia del COVID-19 y tienen el derecho a cobrar la prestación por desempleo.

La prestación de los planes de previsión social se realizará exclusivamente en forma de renta temporal.


¿Cómo solicito el rescate?

OPCIÓN A     
Solicitud online   Entra en la parte privada y en Atención al Cliente / Te ayudamos introduce en el buscador “Solicitud prestación Covid-19” y completa la información necesaria. Puedes hacerlo desde la web o la App. Recuerda tener disponible toda la documentación para adjuntarla.


Si no tienes claves para acceder a tu banca online puedes obtenerlas aquí.
 

 OPCIÓN B    
Rellenar formulario   Rellena este formulario y envíaselo por e-mail a tu gestor junto a la documentación que establece el real decreto, o contacta/llama a alguna de nuestras oficinas.
     
MENSUALMENTE    
Acreditación Mensual   Rellena este formulario para acreditar mensualmente que continuas en la situación que da derecho al pago de la prestación.


¿Qué documentación tengo que aportar?

En todos los casos la información requerida es la siguiente:

  • Fotocopia actualizada del DNI.
  • Modelo 145 del IRPF debidamente cumplimentado. En el supuesto de no adjuntarlo, la retención que se le practique podría resultar superior a la procedente. En tal caso, se podrá recuperar la diferencia, si procede, al presentar su declaración del IRPF correspondiente al ejercicio de que se trate.
  • Certificado de titularidad de la cuenta corriente de abono en el caso de que ésta sea ajena a Banco Santander.

Además de la información anterior obligatoria, se tendrá que aportar la siguiente documentación en función de cada caso.

  • Para trabajadores por cuenta ajena:
    • Copia de la comunicación de la decisión empresarial del expediente de regulación temporal de empleo.
    • Copia del certificado de empresa por expediente de regulación temporal de empleo.
    • Copia última nomina.
    • El justificante del cobro por parte del SEPE.
  • Para los trabajadores por cuenta propia (autónomos):
    • Certificado expedido por la Administración Tributaria o el órgano competente de la Seguridad social o Mutualidad Profesional, que recoja el cese de actividad, o Vida laboral actualizada donde se identifique la baja (en el caso que la hubiera).
    • Copia de alta de inscripción en el impuesto de actividades económicas.
    • Copia de la última liquidación trimestral del impuesto sobre el valor añadido.

 

Consulta aquí Resolución de 25 de marzo de 2020, del Director de Política Financiera del Gobierno Vasco, por la que se autoriza el cobro de la prestación, en forma de renta, por desempleo a los socios de EPSV sometidos a un ERTE o a un ERE por razón de fuerza mayor debida al impacto del COVID-19.

La fiscalidad es la misma que aplica en cualquier otro rescate de planes de previsión. Los planes de previsión social tienen la consideración de rendimientos del trabajo, lo que significa que incrementa nuestra base imponible y por tanto incrementa nuestro tipo impositivo.

Sello de Excelencia Europea EFQM 500
Descarga el App Santander en Google Play
Descarga el App Santander en el App Store
Canal oficial de Banco Santander España en Twitter
Página oficial de Banco Santander España en Facebook
Canal oficial de Banco Santander España en Youtube
Cuenta oficial de Banco Santander España en Instagram