Santander

20/06/2017

Disfruta de las ventajas del 'leasing'

Disfruta de las ventajas del ‘leasing’

Arrendamiento financiero o alquiler con opción a compra son algunos de los términos que también se emplean para definir esta fórmula que permite a las empresas acceder a diferentes tipos de bienes y equipos con unas interesantes condiciones.


Finanzas y contabilidad


Los limitados recursos de los que suelen disponer las pequeñas y medianas empresas complican muchas veces su posibilidad para disponer de liquidez con la que efectuar algunas inversiones. En estos casos, pueden recurrir a opciones como el leasing, negocio que según Leaseurope, organización europea que aglutina a 45 asociaciones de leasing, creció un 11,2% en el año 2016 (superando la expansión del 9% del año anterior). Y es que las cifras muestran que cada vez son más las empresas que se decantan por esta fórmula para financiar ciertas inversiones.

El leasing consiste en la formalización de un alquiler con opción a compra para profesionales y empresarios a través de un contrato en el que se establece que el cliente deberá abonar una determinada cantidad durante un determinado periodo de tiempo –que debe ser de una duración mínima de dos años–. Una vez concluido ese plazo, el cliente tendrá la posibilidad de adquirir el bien en cuestión si satisface el pago de la cantidad pactada por ambas partes (o bien, de devolver el bien y dar por concluido el contrato o prolongar el arrendamiento). Pueden ser objeto de este tanto activos fijos, como bienes de equipo, elementos de transporte o equipamiento, entre otros.

¿Por qué resulta tan interesante el leasing para las pymes?

  • Este permite adaptarse con gran agilidad a los cambios y novedades tecnológicas que están a la orden del día sin el freno que puede suponer la falta de financiación.
  • Además de no exigir un gran desembolso de una sola vez y facilitar el acceso a bienes que pueden contribuir a mejorar la competitividad de la empresa, esta fórmula permite financiar el 100% del valor del bien que vaya a ser objeto del contrato.
  • El leasing también cuenta con la ventaja de ser una modalidad de financiación muy flexible, ya que las condiciones del contrato pueden renegociarse fácilmente según las necesidades del cliente.
  • Finalmente, el arrendamiento financiero ofrece unas interesantes ventajas fiscales: El motivo es que las cuotas que corresponden a este tipo de operaciones son deducibles a efectos fiscales. En el caso de los intereses, son deducibles bien en el impuesto de sociedades o bien en el IRPF (en el caso de empresarios individuales o autónomos).

Tipos de ‘leasing’

A través de Banco Santander puedes acceder a tres modalidades de leasing dependiendo de las necesidades de tu negocio:

Leasing mobiliario. Es aquel que permite a empresas y profesionales financiar con esta fórmula equipos productivos destinados al desarrollo de su actividad. Así, pueden ser objeto de esta categoría bienes como maquinaria, vehículos, equipos informáticos… que sean necesarios para el funcionamiento de la compañía.

Leasing inmobiliario. Son operaciones de financiación que tienen por objeto inmuebles de capital productivo destinados al desarrollo de la actividad de los empresarios. De esta forma puede emplearse para financiar, por ejemplo, naves, locales, oficinas o consultas.

Leasing de importación. Permite financiar equipos productivos adquiridos en el extranjero. Este facilita a las empresas, no solo la financiación, sino también muchas de las gestiones que se deben hacer en estos casos.

Sello de Excelencia Europea EFQM 500
Página oficial de Santander Advance en Linkedin
Canal oficial de Santander Advance en Twitter
Cuenta oficial de Banco Santander España en Google+
Página oficial de Banco Santander España en Facebook
Canal oficial de Banco Santander en Youtube